Errores a la hora de hacer la Memoria de Sostenibilidad

Errores a la hora de hacer la Memoria de Sostenibilidad

A la hora de acometer el proyecto de hacer la Memoria de Sostenibilidad estos suelen ser unos errores muy comunes:

Empezar demasiado tarde: Muchas empresas empiezan el proceso para hacer la memoria tarde. En lugar de utilizar la memoria como una herramienta de gestión estratégica y que la memoria sirva para transmitir la estrategia de una manera convincente, la realización de la memoria se ve impulsada únicamente por la necesidad de cumplir los plazos, dejándola para el último momento.

No tener un proceso estructurado: Otros informes como pueden ser los informes financieros suelen tener un proceso planificado y claramente definidas responsabilidades y plazos. La elaboración de las memorias no suele ser tan estructurada, intervienen muchos departamentos de la empresa y no suelen tener tan definidas las responsabilidades. ¿Quiénes son los responsables de decir el contenido final cada aspecto de la memoria? ¿Quién tiene la última palabra, son los responsables de departamento, un coordinador de la memoria, la dirección? A la hora de decidir se malgasta el tiempo hasta tomar la decisión final. Consejo: Estructure no sólo el contenido, sino también plazos y responsabilidades.

Dar prioridad a la táctica sobre la estrategia: Después de publicar la memoria, todos los participantes coinciden en que puede haber mejoras y que el proceso debe cambiar para la próxima memoria. Pero como veremos después, la memoria no tiene prioridad por lo que se va dejando las mejoras y antes de darnos cuenta estamos en la cuenta atrás para publicar la siguiente. Demasiado tarde para planificar estratégicamente.

Falta de conexión entre indicadores y narrativa: Los lectores lo que normalmente buscamos son unos gráficos claros que indiquen el comportamiento de la empresa y la parte narrativa que describa por qué los indicadores se comportaron así, si este comportamiento es bueno o malo y cual es la tendencia de los próximos años. Pero muchas veces no existe este vínculo entre los indicadores y lo que se dice en la memoria. ¿Si en los informes financieros es práctica habitual, por qué no lo es en las memorias?

Centrarse en los grupos de interés internos: A expensa de los externos. Los informes se escriben principalmente para los grupos de interés externos (inversores, accionistas, sociedad…) pero sin embargo el contenido del informe se centra más en satisfacer las expectativas de los grupos de interés internos. Las políticas internas no tiene tanto interés para los grupos externos y el contenido es muchas veces irrelevante para el publico externo y probablemente también para el interno ya que esos datos son conocidos por la plantilla a través de otros medios.

Errores en el tratamiento de datos: Salvo que se haya invertido en un sistema ERP, los datos se recogen de forma departamental, se transfieren normalmente a una hoja de calculo, se agregan los datos, se ordenan, se copian, se pegan y se hacen gráficos. Todo este proceso invita a cometer errores. Para evitar posibles errores se deben implantar controles y un control final por parte de todos los que han intervenido en la elaboración.

¿Cual es la razón principal para estos errores? simplemente que las memorias de sostenibilidad no son tan importantes para la empresa.

No hay normativa externa que exija la precisión de los datos, ni auditorias externas obligatorias. No es comparable el informe financiero a la memoria de sostenibilidad, no se le piden cuentas a la dirección por la calidad de los datos, no hay analistas externos dispuestos a diseccionar la memoria al minuto de ser publicada, ni hay tanta implicación de la dirección como con los informes financieros.

Hasta que no se acepte que las memorias de sostenibilidad tiene la misma importancia que los informes financieros seguirán existiendo estos errores.

Via GreenBiz

admin

social social

Leave your Comment:

No comments yet.