Miedo a ser ECO

Miedo a ser ECO

Todos sabemos el impacto que nuestra forma de vida, la de los países desarrollados principalmente, tiene en el medioambiente. Quien más, quien menos, conoce los impactos que nuestra forma de vida tiene sobre la contaminación de aguas, atmósfera, la huella ecológica, la huella de carbono, la pérdida de biodiversidad….

Y sin embargo hacemos bien poco, por cambiar nuestro estilo de vida para hacerlo más sostenible.

Seguro que en el tiempo que te ha costado leer la frase anterior ya has pensado en alguna excusa para tu caso:

  •  es más caro y pierdo más tiempo en buscar productos sostenibles.
  • es muy difícil hacer todo perfecto y para sólo hacr un poco…
  • me lo he planteado muchas veces pero  a la hora de la verdad nunca me pongo a ello
  • no se realmente que productos o empresas son medioambientalmente responsables,
  • los cambios que yo pueda hacer son muy pequeños y no van a producir ningún cambio

Te suena familiar alguna de estas?

Pero hay alguna razón más profunda?

Una puede ser que nuestra sociedad se expresa a través de las cosas que se compran, como se gasta el dinero y como consume el tiempo. El consumo se ha convertido en nuestro principal estilo de vida y más aún es un elemento transcendental para definir nuestra identidad dentro de un grupo o una comunidad.

Así que cambiar hacia otro estilo de vida exige compromiso y sacrificio, es cuestionar nuestra identidad y lo que es peor cuestionar la “identidad” de nuestro grupo, de nuestra comunidad.

Nuestra identidad colectiva se define por el coche que tenemos, la ropa que llevamos, los trabajos que desempeñamos, a que dedicamos el tiempo libre, lo que comemos y donde lo comemos… Así que cambiar esos hábitos por otros más sostenibles se puede ver como un cuestionamiento de mi identidad y la de mi grupo.
Evaluar tu identidad conforme a estos atributos se convierte en un lastre que impide el cambio hacia un consumo más responsable, al fin y al cabo el consumo responsable te hace cuestionar tu identidad que tantos años te ha costado crear.

¿Si eliminamos todos estos atributos, quienes somos, en que nos convertimos? ¿Somos personas esencialmente diferentes?

Y…

Cómo podemos hacer este cambio?

De verdad estoy haciendo todo lo que puedo para hacer frente a los problemas medioambientales que más me preocupan?

Digo una cosa y hago otra?

El camino hacia la sostenibilidad es largo y arduo, con baches y desvíos en cada esquina. Es más evolutivo que revolucionario, pero hay que intentarlo y los ciudadanos responsables prosperaran en cada paso del proceso.

admin

social social

Leave your Comment:

No comments yet.