Ruta hacia la sostenibilidad : Convertir gestores en lideres

Ruta hacia la sostenibilidad : Convertir gestores en lideres

Este es un artículo de Mallen Baker publicado en noviembre del 2012.

Puedes ver el original aquí

En el artículo Mallen Baker, esboza una ruta para conseguir llevar la RSE exactamente al punto donde tiene que estar en la empresa.

Aunque muchas empresas han hecho un compromiso con la responsabilidad corporativa y la sostenibilidad, muy pocas han llevado este compromiso al corazón de su negocio, es decir al núcleo de su estrategia empresarial.

Todas aquellas organizaciones que declaran que la “RSE es parte de su ADN corporativo” quieren indicar que han logrado (a veces sólo en su propia cabeza) un mejor comportamiento sostenible del de la empresa y su personal.

Eso es genial. Es difícil de hacer. Pero el abismo que queda es la que existe entre la gestión y el liderazgo.

La mayoría de las herramientas (marcos de actuación, índices, las listas de indicadores clave de desempeño y los informes) son herramientas de gestión. Se aseguran de que los procesos existentes están continuamente mejorando para generar menos emisiones de carbono, para correr menos riesgos de que las cosas salgan mal, y para motivar a los empleados un poco más.
No cuestionan la empresa, no se cuestiona encontrar nuevos modelos disruptivos de negocio sostenibles. No buscan comprometerse en la búsqueda de soluciones para los grandes problemas de la sociedad, no buscan ser un ciudadano corporativo activo que desempeña un papel fundamental en la solución de estos problemas.

Esta es la razón por la que, si bien muchas empresas tienen responsables de RSE, RSC o de sostenibilidad, muy pocos tienen altos directivos que realmente se encarguen exclusivamente de la RSE – personas que pueden hablar con sus pares en la empresa a nivel estratégico.

Hacer este cambio se reduce a la naturaleza de los objetivos internos que la empresa se establece. Uno de ellos debe ser el siguiente: que la ciudadanía corporativa, la RSE se convierta en una parte consustancial del liderazgo.

Para tener éxito hay algunas etapas que son claves en el proceso.

  • En primer lugar, cualquier nuevo CEO debería ser seleccionado en la fase de contratación para ajustarse con los valores de la empresa y su capacidad para asumir el liderazgo fomentando esos valores. Si los miembros de la empresa que participan en su selección son indiferentes a la RSE como un factor esencial para su selección, entonces cada vez que haya un cambio en la dirección podrían tener parecido resultado tirando una moneda al aire. Cruz vuelves a la casilla de inicio, cara consigues un líder innovador que hace avanzar a la empresa.
  • En segundo lugar, la formación dentro de la empresa debe dejar claro que la RSE es un elemento que resulta imprescindible en todos los niveles y que debe acompañar al liderazgo. Los mandos intermedios suelen pensar que todo esto es una pérdida de tiempo porque al final creen que sólo son valorados por conseguir los objetivos financieros y nada más. Aquellos que son lo suficientemente inteligentes como para aspirar a mayores niveles de progreso dentro de la empresa deben llegar a entender que la RSE es esencial, mostrar iniciativa aquí es una buena manera de demostrar el potencial de liderazgo.
  • En tercer lugar, donde este localizado el equipo de RSE dentro de la empresa no es tan importante, ya que su función se define como un trabajo que se debe desarrollar a lo largo de toda la empresa y debe contar con el sólido apoyo de los directores operativos. ¿ Debería estar localizado en RRHH, en marketing? Debería ser sólo una cuestión de dónde se encuentran las mesas ubicadas, y no dónde se encuentra el centro operativo.

Todo eso está muy bien, pero no refleja la realidad, se podría decir.
Tal vez no, pero lo que se necesita es saber a dónde se va. Dicen que un viaje de mil millas comienza con un solo paso ( bueno, también lo hace un viaje a la máquina de café).  El sentido de la marcha es lo que los distingue.

Y para hacer este viaje, hay unos pocos pasos concretos.

  • Conseguir que los lideres vean la RSE como algo estratégico. Buscar excusas para que actúen con los líderes ejemplares en este campo de otras empresas, o encontrar otras maneras de exponerlos a los beneficios de estos comportamientos.
  • Obtener el compromiso de los actuales dirigentes para incluir la RSE en el desarrollo de nuevos líderes dentro de la empresa. Y, el siguiente paso natural una vez comenzado este proceso es comprometer al presidente en cómo se debe incluir en la planificación de la sucesión.

El actual equipo de RSE, indiferentemente de cómo este posicionado en la empresa, debe fijar objetivos para influir en ciertos aspectos clave de cómo funciona el negocio, y trasladar estos objetivos a los responsables de departamento y ganarlos para su causa.

Pueden ser pequeñas victorias para empezar, pero es importante que haya un compromiso para que los responsables vean al equipo de RSE, involucrado en los objetivos y en los problemas de los responsables y sean a través de la RSE parte activa en la solución de sus problemas.

Se vera de forma diferente la RSE dentro de la empresa

El argumento de que debe haber un directivo responsable de la sostenibilidad cobrará mucho más sentido. Y entonces se puede empezar el verdadero trabajo.
Mallen Baker, es el director de Daisywheel Interactive y editor colaborador de Ethical Corporation

admin

social social

Leave your Comment:

No comments yet.